NUEVA YORK (Reuters) – Las autoridades federales de EEUU anunciaron mes pasado la imputación por tráfico de drogas y armas contra un congresista de Honduras. El caso abierto en la Corte Federal de Manhattan en Nueva York acusa a funcionarios actuales y anteriores del país centroamericano de participar en el tráfico de drogas.

Fredy Renan Najera Montoya, de 41 años, fue acusado de conspirar para importar “enormes cantidades de cocaína” a Estados Unidos, según el fiscal federal Geoffrey Berman en Manhattan.

Najera, quien también fue acusado en una acusación formal presentada en la corte federal de Manhattan por portar y usar ametralladoras.

Los fiscales federales alegan que entre 2009 y 2014, Nájera ayudó en el tráfico de cocaína a gran escala desde Colombia y otros lugares a través de Honduras. La acusación especifica que Najera ayudó a organizar pistas de aterrizaje clandestinas, protegidas por pistoleros fuertemente armados, para aviones que transportaban cocaína a Honduras. La cocaína luego se vendió al Cartel de Sinaloa de México y finalmente se importó a los Estados Unidos.

Najera también fue acusado de participar en una operación de tráfico de cocaína que involucró el pago de un soborno de $ 50,000 a Fabio Lobo, hijo del ex presidente hondureño Porfirio Lobo.

Los fiscales dijeron en la acusación del mes pasado (febrero 2018) que los narcotraficantes pagaban sobornos a funcionarios hondureños, incluidos miembros del congreso nacional, para garantizar el paso seguro de drogas a través del país.

Fabio Lobo fue arrestado en una redada de la DEA en 2015, se declaró culpable de conspirar para importar cocaína a los Estados Unidos y fue sentenciado a 24 años de prisión en septiembre 2017.

Los fiscales de Estados Unidos han acusado a varios otros hondureños prominentes con participación en el tráfico de drogas.

Yankel Rosenthal, quien se desempeñó como ministro de inversiones bajo el actual presidente Juan Orlando Hernández, fue sentenciado a dos años y cinco meses de prisión el viernes después de que se declaró culpable de intentar blanquear las ganancias de la droga en nombre de un abogado hondureño.

El primo de Rosenthal, Yani Rosenthal, fue sentenciado previamente a tres años, y su padre, el ex vicepresidente hondureño Jaime Rosenthal, fue acusado, pero sigue prófugo.

Advertisements