Un inversionista extranjero puede obtener una visa E-2 a través de la creación de un nuevo negocio o por medio de la compra de un negocio ya existente en EE.UU. Si el inversionista está comprando un negocio ya existente, un contrato de compra deberá ser firmado y los fondos de precio de compra se pueden colocar en una cuenta de aval o deposito. Los fondos pueden ser totalmente reembolsable en caso de que el inversor no puede obtener la visa E-2.

En el caso de una empresa nueva, el inversionista debe invertir todos los fondos necesarios para iniciar el negocio, y presentar un comprobante de pago y el origen de los fondos para pagar por cada uno de los gastos, tales como recibos, etc. Dependiendo del tipo de de negocios, un inversor debe poder demostrar que la inversión ha sido de una cantidad “considerable” – esto depende de lo que sea necesario para iniciar ese tipo de negocio en concreto.

Demostrando que los fondos están “comprometidos irrevocablemente” es crucial. Por ejemplo, si un inversionista invierte en el establecimiento de un restaurante sería necesario demostrar que un establecimiento comercial ya ha sido alquilado, mobiliario y equipos de cocina necesarias han sido adquiridos, aun la reforma del local no haya sido terminada. Si un inversionista está comenzando un negocio de servicios, por otro lado, la inversión para desarrollar el negocio hasta el punto de ser operativo puede ser bastante más bajo, tan poco como $ 30.000 – $ 40.000. En ese caso, es recomendable comprar todos los artículos que posiblemente podrían ser necesarios para maximizar las posibilidades de aprobación de la visa. Una cantidad adecuada de capital de trabajo también tendrá que ser documentado.

Además de demostrar que la inversión ya se ha hecho, el inversor también tendrá que presentar una exposición convincente de que el negocio será rentable. Un plan de negocios completo es necesario junto con la documentación para confirmar de forma independiente los ingresos probables del posible negocio.

Otro elemento que puede dar más credibilidad a un plan de negocios es lo que demuestra que el inversor tiene un negocio con éxito en el pasado, sobre todo si es de naturaleza similar al negocio de EE.UU. está creando.

Un inversionista E-2 debe demostrar su capacidad para desarrollar y dirigir el negocio a través de la experiencia empresarial previa y/o la educación. Un inversor que no haya tenido un negocio o no tiene una cantidad importante de experiencia de trabajo profesional les puede resultar difícil obtener una visa E-2 para un nuevo negocio.

La excepción a esta regla es una franquicia. Un contrato de franquicia firmado se requiere, así como la prueba de haber pagado la cuota de franquicia, los locales comerciales arrendados, y disponer del equipo necesario para que el negocio comience a negociar.

Mercado & Rengel somos abogados dedicados a proporcionar servicios jurídicos de la más alta calidad de manera rápida, eficiente y ética. Nuestros clientes siempre tienen acceso directo a hablar con un abogado de inmigración. Todos los casos son manejados por un abogado de inmigración de principio a fin. Mantenemos un contacto regular con nuestros clientes en cuanto a casos específicos y responder a cualquier pregunta con la mayor rapidez posible.

Debido a que la ley de inmigración es federal, nuestra firma puede representar a individuos y empresas en todo Estados Unidos y antes las embajadas y consulados de EE.UU. a nivel mundial. Nuestros abogados pueden atender a sus necesidades de inmigración de los EE.UU., independientemente de donde usted se encuentre en los Estado Unidos o en el mundo.

Contacte con nosotros para una consulta por teléfono al 1-305-432-2199 (EE.UU.) o 34-91 402 36 57 (España), por correo electrónico a info@mercadorengel.com o por Skype a mercado.rengel.